Entrevista a María José Castañer, miembro de CoffeeWork

26 febrero 2014
Comentarios: 0
26 febrero 2014, Comentarios: 0

Coffeeworker: María José Castañer

Estudios: Técnico Superior en Diseño Industrial/Gráfico

Fecha nacimiento: 18 de Abril (No olvidéis felicitarla!)

Ciudad: Alcoy, Alicante

Twitter: @castaner

Web: www.mariajosecastaner.com

MJCastaner (1)

¿Cual es tu sector y que es lo que mas te motiva?

Me muevo entre empresas de cualquier sector, poniendo en orden su identidad para que tengan una coherencia en la comunicación interna y en el entorno en el que pretenden desenvolverse. 

Mi especialidad es la imagen de las marcas, tanto de empresas como personales. Tras casi veinte años en el sector del diseño y el branding al final he enfocado mis aptitudes a conseguir autenticidad en los mensajes, sentido común de los actos que se realizan y la correspondencia con el entorno en el que se evoluciona. La imagen depende de nuestra fe en nuestro interior y alinearlo con lo que queremos que suceda en el exterior es mi trabajo: “desenredo marcas” desde el corazón de las empresas, encontrando los talentos, orientándolos hacia la consecución de objetivos y alcance de metas corporativas. Soy directora y gestora de proyectos de imagen.

Lo que más me motiva es ver cómo mi trabajo hace que las personas cumplan retos, rompan barreras, se alegren de formar parte de los éxitos de sus empresas o evolucionen personalmente mientras lo hacen profesionalmente. Aunque mi trabajo parta de un objetivo empresarial, realmente es hacer crecer a las personas que forman a las empresas grandes.

Tienes algún proyecto propio. ¿En qué consiste?

Mi proyecto es hacer que las personas mejoren su entorno para acercarles a la felicidad. Parece ambiguo pero realmente es obvio: Si su trabajo y empresa les motiva, sentirán que sirven a un propósito común, cumplirán metas, prescribirán valores, se alinearán con una filosofía, crearán marca… Se sentirán plenos en su profesión.

Mi proyecto evoluciona con cada persona con la que trabajo y parte de un estado natural fluido, maleable, emocional, con satélites alrededor moviéndose con perfecta sincronización a cada paso que doy. Esos satélites son cada una de las empresas —y cada persona que trabaja en ellas— a las que ayudo. Van tejiendo una red sostenible que crea pequeños ecosistemas independientes que crecen y se adaptan a nuevos escenarios, son empresas que comienzan pensando como ‘pequeñas’ y terminan siendo grandes por convicción propia, con la seguridad que da sentirse merecedor de un éxito coherente con los principios que les motivaron a iniciar su crecimiento.

¿ Qué dificultades te has encontrado como profesional de tu sector ? o, ¿ qué dificultades como emprendedora de una Startup o proyecto ?

Mi perfil ha surgido de mi experiencia. Soy una mezcla de gestor de proyectos (PMP) y coacher con método propio en la optimización de la imagen de las marcas. 20 años en branding me han dado una visión muy particular de aquello que una empresa —como ente que coordina y cuida a las personas que la forman y crean marca— necesita potenciar. 

Por ello, el desconocimiento de los beneficios que produce un perfil profesional como el mío en las empresas hace que los directivos ignoren que mi especializad está profesionalizada, es exigida y buscada a nivel internacional y ni se hacen una idea de lo lejos que pueden llegar contratando mi visión como Project Manager orientado a la identidad corporativa. Consigo que su marca cumpla una coherencia interna y externa y para eso, han de confiar plenamente en mi.

La gestión de proyectos tiene mucha base intuitiva pero saber hacer caso a las intuiciones correctas y aplicarlas en la creación y mantenimiento de un flujo de trabajo funcional y rentable es lo complicado. Se trabaja con tantas variables tangibles e intangibles que abruma. Por eso es tan importante delegar en un profesional como yo y que los directivos se dediquen a dirigir, a llevar su empresa a niveles superiores de excelencia.

¿En qué te ha ayudado formar parte de Coffeework y el coworking en general? 

La verdad es que siempre he sido un culo inquieto tanto física como mentalmente, porque mi intuición me decía que tenía que haber algo mejor ahí fuera. Buscando salas para dar charlas formativas me recomendaron este espacio y desde que comparto mis risas y conocimientos con los compañeros mi vida ha dado un giro de 180º. No era consciente de lo positivo de estos ecosistemas aunque siempre me atrajeron.

 

Diría que el coworking es una filosofía de vida que contiene una cultura en si misma donde el valor principal son las personas. Tal vez por eso me siento tan alineada a lo que transmiten estos espacios. Para mi, son idílicos, casi utópicos. Posees libertad, control sobre tus horarios, disponibilidad completa a tus clientes, aumenta el sentido de responsabilidad con tus clientes y colaboradores, te haces más consciente del funcionamiento de las empresas, instituciones o colectivos y tu capacidad aumenta exponencialmente a medida que colaboras con otros coworkers. Es un aprendizaje constante y, cuando eres una mente inquieta, eso es la salvia que te hace levantarte cada mañana.

 

¿Qué consejo le dirías a una persona que esta pensando emprender su propio proyecto, o trabaja desde su casa (solitario)?

Creo que todos los que ‘crecemos’ en un espacio de trabajo compartido hemos pasado por la fase “garaje doméstico de mi mismo”. Todos hemos iniciado esta aventura en casa, con ilusión y miedo a partes iguales. Pero cuando llega el día en que comienzas a detectar una dejadez en el cuidado a uno mismo, una soledad que provoca apatía o una indeterminación de objetivos reales es como una “parálisis funcional en auge”. En ese momento te das cuenta que algo no va como debería y que “necesitas ver gente”.

Mi primer consejo es que mantengan fija la mirada en su proyecto, sus objetivos y no se preocupe demasiado en el camino porque, como quien conduce hacia Barcelona por la noche, no ves toda la carretera pero al final acabas llegando. Mi segundo consejo es que busquen siempre la compañía de personas que les hagan crecer como personas porque les harán crecer como profesionales. Es una consecuencia natural y lo se por propia experiencia.

 

¿Donde te gustaría llegar de aquí a unos años?

De aquí a 3 años, quisiera trabajar a caballo entre Londres —u otros países— y Alicante, gestionando proyectos de implementación de imagen de empresas internacionales. Lo visualizo y me invade una sensación de libertad y plenitud al poder ayudar a personas tan lejanas de mis horizontes. Aprendería, experimentaría y conocería otras culturas. Sería espectacular.

Me apasiona: Quien me conoce sabe que soy muy sensible a las sutilezas que la vida me entrega todos los días de modo que, honestamente, las tres cosas que me apasionan son la luz, el aire fresco y la libertad que me permito tener en todos los ámbitos de mi vida. Cada sonrisa, cada alegría, cada color, cada gesto o experiencia… todo lo recibo con entusiasmo porque son extremadamente valiosas para mi. Quien no sea capaz de ver la suerte que tiene tan sólo de estar vivo, se está perdiendo algo magnífico.

 

Odio: No hay nada que odie. Si que hay cosas que me agradan más o menos que otras. Creo que depende de la importancia que le demos y hace unos años aprendí que, cuando dejamos de dar importancia a las cosas, todo es perfecto como es, hasta las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>